2013

No podría haber imaginado un año mejor. 


Un año que comenzó literalmente sin planes, en un parque con buenos amigos, acaba hoy de la mejor forma posible. Este ha sido un año diferente, en el que han cambiado muchas cosas y he aprendido más aún. No he cambiado nada, pero he crecido mucho. 

Las mejores cosas me han pasado de forma espontánea, y las mejores decisiones las tomé un poco a la ligera, casi bromeando. Podría haber hecho mil cosas diferentes, haber acabado en mil lugares distintos, pero no. Estoy aquí, así, y feliz. Y es que lo que muchos siguen considerando como suerte, yo creo que es algo que trabajamos dia a día. Algo que nos ganamos, no solo con nuestro esfuerzo sino con cada pequeña sonrisa, con cada pequeño guiño, con cómo somos y cómo nos presentamos ante los demás. 

No ha sido un año estable. Gente que creía fundamental ha salido de mi vida, y nuevas personas han ocupado lugares que ni sabía que existían. A veces las relaciones no son sanas y es mejor dejarlas desaparecer, y otras veces encuentas relaciones por las que lucharías hasta el fín del mundo. Pero si de verdad quieres a alguien no tienes más que dejarlo libre y liberarte a tí mismo. Si debe ser, será. No drama. 

Me gustaría haber embotellado momentos, pero me conformo con haberlos vivido tan intensamente como sé. A veces te das cuenta tarde de las cosas, pero eso va en el pack. He aprendido que no sé más que nadie. No sé nada, y estoy orgullosa de admitirlo, porque eso significa que puedo aprender mucho. 

Cometer la locura de irme a trabajar y estudiar a Singapur ha sido la mejor decisión que he tomado hasta hoy. Tras 26 sellos en mi pasaporte hay buenos y nuevos amigos, lugares con los que sólo había soñado, culturas fascinantes, paisajes a los que mis fotografías no hacen justicia, y experiencias inolvidables.

Empecé creando un blog del que hoy escribo la entrada número 40. Y pasé un cuatrimestre en Murcia, junto a la gente que más quiero. Algunas escapaditas de fin de semana, pero en casa. Esta primavera tuve mi primer contacto con el mundo de la moda gracias a EBFW y al blog Trendsetter de Elle. A final de curso empecé mi primer trabajo relacionado con mi carrera, el cual junto con mis estudios me llevó a Singapur. 

Tras una corta semana de verano, Singapur me trajo una ola de nuevas experiencias y emociones. En estos últimos 5 meses me he bañado en la piscina infinity más alta del mundo en Singapur, asistido a mi primer viaje de negocios, escalado un tramo de la muralla china en Pekín, con una mochila a hombros he Visto las torres Petronas de cerca en KL, asistido a mi primera semana de la moda (de alta costura) en primera fila y visto mi primera carrear de F1 en Singapur. Con una mochila a hombros he visto como el cielo se teñía de rosa en las playas de Bali, hecho surf, y escalado hasta la cima de un volcán para ver amanecer en esa fabulosa isla. He visto amanecer en Angkor Wat, Camboya, recorrido todos sus templos y visto atardecer subida a un elefante entre más templos. He dormido en un impresionante barco en la bahía de Halong Bay (Vietnam) y recorrido las locas calles de Ho Chi Minh y Hanoi. Me he dado un masaje, ido de compras y visititado templos y palacios en Bangkok, y he dormido bajo el sol de las playas de PhiPhi y comido el mejor marisco de mi vida en Phuket. Y estas son solo algunas de las cosas que me vienen a la cabeza... 













































Si he aprendido algo es que tienes que dejarte llevar. Que la actitud en el camino marca la diferencia, y no el camino en sí.  Que hay gente que entra, y otra que sale tu vida, pero se queda quién quiere, no quién tú quieres. Que la belleza está en todas y cada una de las cosas que nos rodean, pero no todos pueden verla, así que si la ves siéntete afortunado. Que hay cosas mucho más importantes que a las que le damos importancia, pero siempre te darás cuenta tarde. Que a todos nos queda mucho por aprender, y si crees que sabes algo, pobre de tí. Que hay muchas opciones, ninguna es incorrecta, pero todas son diferentes; te llevarán a un lugar distinto y te harán una persona distinta. Pero lo más importante: poder decidir es un regalo, y arrepentirse no es una opción. 

Tengo tantas fotos especiales de este año y tantas cosas que decir... Pero lo más importante es desearos un felicísimo  y próspero 2014 y daros las gracias por estar ahí!!

No creo que 2014 pueda ser mejor que 2013, pero prefiero ver que me espera a partir de mañana y no comparar años. Por ahora, voy a ver si encuentro algo que ponerme para esta noche. 

Feliz 2014 y que paséis una maravillosa noche!!

Love, 
Adri


This entry was posted on 31 dic. 2013. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0. You can leave a response.

Leave a Reply